Un Blog sobre Internet pensado desde las ciencias sociales

Puedes buscar entradas anteriores de acuerdo a temas o por palabras clave aquí:

Antropoblog es el nombre de una plaza pública digital que funciona como un ágora textual desde el 2011. Dentro de ella, confluyen pensamientos, reflexiones, ideas, aportes y temáticas, que en conjunto, forman un conglomerado de artículos que debaten para desentramar y entender la complejidad de Internet desde su estudio desde la antropología digital, psicología social, sociología, filosofía, ciencias de redes, ciencias de la comunicación, marketing digital, y en ciertas ocasiones, desde la literatura como metáfora. Cada palabra es el resultado de todo el trabajo y experiencia que como firma de investigación, con nuestros colaboradores e invitados, hemos adquirido a lo largo de nuestro recorrido académico/profesional.

 

En términos prácticos, Antropoblog es un espacio digital que puede ser útil tanto para académicos y/o estudiantes de grados y posgrados interesados en el estudio de la realidad digital, a community managers o a directores de marketing digital preocupados por reconocer la forma humana en que funciona Internet y el mundo Social Media.

Artículos recientes

El amo/esclavo tardomoderno: el Travel Blogger

El Travel Blogger es más que una expresión del ser en términos narcisistas. En realidad, su posibilidad de existencia es parte de un fenómeno identitario colectivo que tiene su origen en un entramado político, social y económico que promueve y facilita, bajo ciertas condiciones de clase social, el tránsito turístico de los sujetos alrededor del planeta y, al mismo tiempo, la exposición y registro a nivel global de la actividad humana mediante las redes sociales digitales.

 

En específico, se le puede definir al Travel Blogger como una persona que utiliza las redes sociales para formar un perfil digital que depende de narrarse constantemente viajando para monetizar su estilo de vida. De tal forma, su actividad cotidiana se orienta principalmente hacia la construcción de un diario personal en línea que retrata en primera persona los viajes que experimenta, todo con el fin de producir el deseo y consumo turístico de sus seguidores. En definitiva, se trata de constituirse como una figura pública que dirige sus publicaciones a una cantidad considerable de individuos mediante sus canales digitales.

 

A la luz de lo anterior, se podría pensar que la actividad digital de un Travel Blogger está mediada por intereses comerciales que se expresan de manera subrepticia, en el sentido de que no se aprecia en dónde se encuentra el mensaje publicitario y dónde comienza la exposición del estilo de vida nómada. Y desde la voz teórica de Han (2010), es posible agregar que esta expresión de la subjetividad es el resultado de una sociedad “cansada” y “transparente”, es decir, de una estructura política, económica y social que promueve bajo ciertos dispositivos de poder que todas las formas de la vida activa, tanto en la fabricación como en la acción, se reduzcan al nivel de trabajo y del rendimiento transparente.

 

De ser así, experimentarse como un Travel Blogger va más allá de un estilo de vida personal que renuncia a las labores de oficina, para dedicarse a la dicha de viajar con una remuneración salarial. En realidad, es una de las expresiones más palpables del sujeto al que se refiere Byung-Chul Han en sus múltiples obras, el cual, lo retrata como un proyecto personal que vive bajo el imperativo del “puedo”; y no tanto del “debo hacer” o “tengo que hacer” (Foucault, 1975). Fenómeno identitario que refleja nuevas formas de sujeción activadas desde la seducción y un discurso de libertad que funciona como un mecanismo de poder.

 

El hecho de que exista esta figura que aprovecha las condiciones actuales para viajar y la dimensión digital para exponer y comercializar su estilo de vida, retrata nuevas modalidades de sujeción que ya no están orientadas a la producción de cuerpos dóciles (Foucault, 1975), sino, más bien, a la de un sujeto tardomoderno que al sentirse libre viajando y retratándose en paisajes globales, no es consciente de las dinámicas subrepticias que lo coaccionan desde el “exceso de positividad” (Han, 2010).

 

El sujeto que se retrata mediante el viaje internacional se encuentra inmerso en una sociedad en donde el exceso de trabajo y el rendimiento se agudiza y convierte en autoexplotación no consciente. El Travel Blogger no sólo tiene que viajar y admirar los paisajes, debe editar sus traslados, construir una rutina de vida que les permita viajar, exponer y generar acuerdos comerciales y experimentar el tránsito global desde lo que se imagina que tendrá más reacciones (likes). Se vuelve, como diría Han (2010), un sujeto multitasking: viajero, administrador, editor, fotógrafo, publicista y marketero de su propio “yo-en-transito”.

 

En suma, hacer varias cosas al mismo tiempo, y construirse como todólogos híperactivos en nombre del proyecto-persona-viajero es en sí un declive, un síntoma de agotamiento (Han, 2010). Desde esta lógica desenfrenada, el Travel Blogger no tiene la capacidad de disfrutar sus viajes como el turista que vacaciona después de largas jornadas de trabajo. Su libertad de movimiento está bajo el imperativo de capturar el espacio en función de los likes que genere su representación digital, su recorrido por el mundo depende de consolidar su figura y, finalmente, su estilo de vida depende de un proceso de burocratización de su libertad, lo cual es paradójico.

¿Pensar como diseñador o como investigador?

La pregunta que da nombre a este artículo no es ingenua, al contrario, es un cuestionamiento con el propósito de ser tendencioso. Aún así, es una pregunta cuya respuesta solo se encuentra al profundizar en las fronteras, puentes y divergencias del panorama actual del diseño y de la investigación aplicada.

 

Inspirándonos en el trabajo de investigadores y diseñadores como Nicolas Nova, Fabienne Kilchör, Sam Ladner y Brigitte Borja De Mozota, pero reflejando también nuestras propias experiencias como consultores en antropología digital aplicada; elaboramos una síntesis visual sobre los posibles puntos de partida para proyectos relacionados al diseño y a la investigación centrada en las persona.

 

Cuando visitamos algún centro de co-working, semillero de empresas o aceleradora de startups, es común que observemos al menos una pared repleta de post-its de colores, mapas inspirados en el trabajo de Alexander Osterwalder (Business Model Canvas, Value Proposition Canvas…), pintarrones con descripciones de User Personas, arquetipos de usuarios, etc. Todas estas herramientas y metodologías ayudan a alinear las perspectivas que se tienen de algún negocio, producto o servicio, sin embargo, dichas herramientas y/o metodologías ¿tienen rigor científico? ¿importa tener rigor científico de acuerdo a los propósitos que persiguen?

 

La siguiente tabla muestra una síntesis visual que puede ayudar a responder a las preguntas anteriores. Se observan los métodos orientados al diseño y a la investigación científica que nos son más familiares en términos de lo que observamos que tiene mayor demanda y uso comercial (no académico). Lo que pretendemos es dotar a cada método de contexto para afinar su propósito y así, ayudar a que nuestros lectores puedan definir un punto de partida para su eventual implementación profesional.

Leer más

Entrevista con el antropólogo Carlos Reynoso

En esta entrevista, de la televisión argentina, el Dr. Carlos Reynoso habla de las redes sociales, el cual es un concepto que viene de la década de 1950, y de la antropología, cuando se hablaba de estructura social.

 

El Dr. Reynoso comenta la relación actual entre la antropología con las tecnologías de la información y comunicación (TIC) e Internet, generalmente una relación difícil de entender para quienes ven en la antropología una ciencia social anclada en las técnicas de investigación tradicionales.

 

Sobre el desarrollo del Internet, comenta cómo se han tirado algunos mitos, como la supuesta “democratización” de la información a través de la red, lo que acontece es que algunas páginas monopolizan el flujo de navegación, de acuerdo a la relación estadística de Pareto, la cual dice que pocas personas acumulan la mayor cantidad de recursos mientras que la mayoría acumula menor cantidad de recursos (la proporción 80/20).

 

En torno a las redes sociales, es importante, dice, distinguir entre las redes sociales clásicas que dependen de una dimensión espacial y el encuentro “cara a cara”, de las redes sociales digitales que tienen una lógica distinta y una dimensión de escala mucho mayor a las clásicas.

 

El Dr. Reynoso no habla de las redes sociales digitales en el sentido etnográfico tradicional, más bien él se dedica a estudiarlas desde una perspectiva formal, analiza la estructura y arquitectura de las redes, con metodologías que incluyen tratamientos estadísticos y matemáticas avanzadas.

 

El aporte de esta pequeña entrevista, para Antropomedia es el énfasis implícito, desde la visión de uno de los antropólogos más cercanos al entendimiento de los fenómenos cibernéticos, sobre la necesidad inmediata de una metodología que acerque los mecanismos clásicos de investigación antropológica a las nuevas redes sociales, las cuales tienen una gran vitalidad, pero de un orden diferente a aquellas que dependen del encuentro físico entre personas.

 

Para nosotros, los aportes teóricos como los del Dr. Reynoso son fundamentales ya que nos ayudan a visualizar mejor la construcción de una nueva era en la investigación orientada al consumo, con bases en la antropología, la comunicación, la psicología y las tecnologías cibernéticas.

Leer más

Conociendo a los vecinos

Al oráculo de Delfos acudían los antiguos para encontrar respuestas a todo tipo de preguntas. Era sabido por los helenos que para consultarlo había que viajar hasta aquel sitio, ofrecer a Apolo un pastel hecho con miel y sacrificar a una cabra (que más tarde se quemaba en una hoguera rociándola con agua); si el cuerpo del animal temblaba durante la ofrenda, significaba que Apolo accedería a responder.

 

Hoy basta con escribir alguna frase en la barra de búsquedas de Google para obtener miles de millones de respuestas a preguntas tanto sencillas como complejas: “¿cuántos centímetros tiene un metro?”, “¿lloverá hoy en Murcia?”, “¿qué modelo de automóvil gasta menos gasolina?” o “¿por qué Estados Unidos no invade Venezuela?”; precisamente esta última pregunta es una de las consultas más frecuentes que se hacen en México sobre su país vecino del norte. 

 

En este ejercicio hemos minado las 116 preguntas más frecuentes que hacen los mexicanos sobre Estados Unidos, y las hemos puesto en contraste con las 192 preguntas más frecuentes que hacen los estadounidenses sobre México. Los resultados se pueden visualizar en el dendograma circular que se presenta a continuación. Temas como la historia, el desempeño económico y político, e incluso los resultados en torneos deportivos; son asuntos en común sobre los que cada país tiene preguntas con respecto al otro.

Leer más

Las cuatro capas en el análisis digital de usuarios en Social Media

“No es quiénes son, desde un punto de vista superficial, como si se definiera con la edad, el género o la ubicación geográfica. No es ni siquiera lo que te dicen que son. Es simplemente lo que hacen, lo que define mejor a los segmentos objetivo.”

-Todd Yellin, VP of Product Netlfix

 

Los tiempos en los cuales se evaluaba la eficiencia de un website mediante los clics o las visitas que éste recibía quedaron ya muy atrás. Sucede lo mismo en el caso de las llamadas vanity metrics, métricas con las que se solían analizar a los públicos objetivo (se le llama métrica al instrumento y analítica al proceso: una mide y la otra profundiza lo medido). Las métricas y analíticas de ahora son procesos comunicativos que fácilmente pueden ayudar a predecir comportamientos, afinidades y aflicciones de diferentes segmentos a los que las organizaciones y marcas comerciales pretenden acercarse. 

 

Las personas, de todas edades y en todos los mercados, construyen ahora sus propias identidades de una forma tan libre como pocas veces se había registrado antes, dando como resultado que ahora los patrones de consumo se  representan con una profundidad tan detallada que, de igual forma, difícilmente se había observado antes. Para comprender mejor la profundidad a la cual la inteligencia de mercados es capaz de llegar con las herramientas de las que se dispone actualmente, se empleará una analogía topográfica que precisamente otorga el sentido de profundidad a los conceptos: las capas. 

 

Cada una de las capas que se describen a continuación, contiene información y conocimientos potencialmente valiosos que pueden recopilarse con fines de market intelligence. De las cuatro capas que se sugieren, algunas presentan variables que son fácilmente identificables (por ejemplo, los textos), y otras solo se pueden visualizar a través de herramientas como el sociograma (por ejemplo, las redes sociales entre usuarios interactores en una comunidad digital).

Leer más

La política en lo digital: entre la micro-celebridad y el entretenimiento

Una breve reflexión de las maneras en que lo político se activa en lo digital.

Leer más

Más que aristas y datos: relaciones humanas

Una reflexión sobre los análisis cuantitativos: sociometrías y analíticas.

Leer más

Quantified Self... no, Cultura Self-Tracking

Una reflexión sobre el fenómeno de la cuantificación de la vida cotidiana.

Leer más

Lo digital: pensar y estudiar fuera de lo dicotómico

Una reflexión sobre la experiencia, el tiempo y los métodos de investigación digital.

Leer más

El acto de señalar

Sobre el acto de señalar el comportamiento de otras personas usando medios sociales como Facebook, Twitter o YouTube.

Leer más